En este momento estás viendo Coche nuevo o de segunda mano: ¿cuál es la mejor opción?

Coche nuevo o de segunda mano: ¿cuál es la mejor opción?

Tarde o temprano llega el momento en que necesitamos cambiar de coche (o bien adquirirlo por primera vez), y es entonces cuando un mar de dudas se cierne sobre nosotros. ¿Qué coche me compro, qué prestaciones me resultan más necesarias, cómo lo voy a pagar? Y claro, siempre presente está el dilema de si conviene comprar un coche nuevo o uno de segunda mano. Hay veces que lo tenemos claro, o bien porque estamos en disposición de pagar lo que cuesta un coche nuevo, o bien lo contrario, no tenemos intención de hipotecarnos y con lo que tenemos ahorrado nos compramos uno de segunda mano. Pero en muchas ocasiones los compradores se encuentran en el limbo, sin saber por cuál de las opciones decidirse, y más teniendo en cuenta las tantísimas ofertas que tenemos al alcance de nuestras manos para comprar un coche por internet. En este artículo, vamos a tratar de ayudar a esclarecer sobre cuál es la mejor opción según el caso.

Lo que se suele decir a la hora de comprar coche nuevo o uno usado

Como ya sabrás, existen detractores tanto de comprar un coche nuevo como de comprar uno usado. Los reticentes a comprar un coche nuevo afirman que se trata de una compra que contrae nada más que pérdidas. Al salir del concesionario su valor ya disminuye, y con el paso del tiempo se va devaluando más y más. Si hay que financiarlo, se le suma entonces unos buenos intereses, además del hecho de estar pagando una cantidad fija durante unos años. Hay quienes se niegan rotundamente a pedir un préstamo, ya que tampoco saben cuál será su situación financiera de aquí a dos o tres años, y en el hipotético caso de quedarse en algún momento sin ingresos, ese pago mensual obligatorio podría suponer un problema.

coche nuevo o seminuevo

Ahora vayamos a la otra banda, aquellos que no se fían de comprarse un coche usado. Puede pasar que a primera vista ese coche se vea impecable y sin ningún problema, incluso tras darse una vuelta de prueba parece que todo funcione a la perfección, pero lo que se desconoce es que cada 1000 km ese vehículo comienza a presentar un ruido y entonces… En resumidas cuentas, no siempre se puede tener la certeza de que toque un coche con buen rendimiento, de manera que puede salir bien o puede salir mal la jugada. Y como dice el dicho, “lo barato sale caro”, lo que desemboca en más visitas a los talleres, a tener que buscar métodos alternativos de llegar al trabajo mientras no se dispone de vehículo… Estas son las conclusiones extraídas por alguien que no desea arriesgarse con la compra de un vehículo de segunda mano.

Saber cuándo comprar un coche nuevo o uno de segunda mano

Acabamos de hablar de los dos extremos opuestos en cuanto a comprar un coche nuevo o de segunda mano. Pero en la vida no todo es blanco y negro, hay circunstancias y oportunidades que acompañan para decantarse por la compra de uno u otro vehículo. Por ello, a continuación analizaremos con más detenimiento cuando es mejor decantarse por una u otra opción. Pon en una balanza los pros y los contras de cada alternativa, y tendrás entonces una visión más objetiva sobre lo que te conviene más.

Cuándo comprar un coche nuevo

comprar coche nuevo o de segunda mano

-Si se trata de un modelo que acaba de ser lanzado al mercado, entonces es mejor comprarlo nuevo que de segunda mano, ya que usadas habrá muy pocas unidades, y su precio no será lo suficientemente bajo como para que esta diferencia compense. Una vez ya se haya asentado en el mercado y lleve un tiempo, entonces sí que empezarán aparecer ofertas atractivas en el mercado de segunda mano.

-Si tenemos el dinero para pagarlo al contado, puede tratarse de una inversión interesante, ya que, si lo vendemos a los pocos años, las pérdidas serán bajas y podremos volver a estrenar un coche nuevo con el que disfrutar unos años más (y así sucesivamente, si conseguimos tener ahorrada esa diferencia entre el precio del coche nuevo y cuando lo vendemos)

-Si tenemos en mente tener este vehículo para muchos años. En ese caso nos compensará pagar más por el mismo, y en los primeros años además pasaremos menos por el taller lo que supondrá también un buen ahorro.

-Si se trata de un modelo muy demandado por los usuarios, entonces de segunda mano su precio también estará al alza. En este caso habrá menos diferencia entre el vehículo usado y el nuevo en comparación con la diferencia media del mercado en los demás modelos, de manera que, al haber menos ahorro puede compensar más adquirir el vehículo nuevo.

-Si el vehículo está en una promoción especial y se puede comprar por un buen precio, puede ser una buena inversión, sobre todo si en el mercado de segunda mano tiene buena demanda. Es posible que en unos años si así lo queremos, lo podamos vender a un precio que está al alza, amortizando satisfactoriamente la compra y con una pérdida mínima de por medio.

Cuándo comprar un coche de segunda mano

comprar coche nuevo o segunda mano

-Si se trata de un modelo que tiene poca demanda, ya de por sí tendrá un precio más bajo. Si a eso le sumamos la posibilidad de que el vendedor tenga prisa por venderlo y que se encuentra en la situación de no encontrar compradores, entonces podremos negociar un precio más bajo aún si cabe.

-Si la diferencia de precio entre el coche nuevo y el de segunda mano es muy grande, compensa más adquirirlo ya usado, ya que en caso de comprarlo nuevo y querer venderlo posteriormente, saldremos claramente perdiendo en la operación.

-Si no estamos dispuestos a financiar un coche, sino que queremos comprar “a tocateja” con el dinero que tengamos ahorrado, y con lo que tenemos no nos llega para un vehículo nuevo.

-Si el coche es de alguien cercano y nos hace un buen precio, entonces tendremos la seguridad de que nos lo entregará en buen estado o en todo caso nos explicará todos los posibles problemas e incluso pequeños fallos que pueda tener, algo que no todos los vendedores llevan a cabo.

-Si necesitamos el coche lo antes posible para desplazarnos y tampoco nos importan demasiado todas sus prestaciones mientras que nos lleve allí donde haga falta. Para aquellos que no tengan muchas pretensiones, encontrar un coche de segunda mano que funcione correctamente será suficiente.

Conclusiones sobre la elección de un coche nuevo o de segunda mano

comprar coche nuevo o usado

Una vez ya tenemos claras las ventajas de comprar uno u otro tipo de vehículo, sin duda nos será más fácil acabar de realizar la compra, o por lo menos ya tendremos claro en qué tipo de mercado nos tenemos mover para encontrar nuestro futuro coche. Igualmente, a no ser que lo tengas muy, muy claro el hacerte con uno u otro tipo, te aconsejamos que no limites las búsquedas a coches nuevos o coches usados. Investiga bien, ves mirando las promociones del momento, los descuentos exclusivos de cada uno de los concesionarios, la demanda que hay…

Dentro de lo que podríamos considerar coches usados, nos encontramos con coches de km 0 o de gerencia, cuyo número de km recorridos es prácticamente nulo, o los coches seminuevos, que se consideran aquellos que no tienen más de dos años de vida y cuyo kilometraje no suele superar los 25.000 km. Y de entre los coches de segunda mano que ya disponen de varios años, también es posible encontrar auténticas gangas en comparación con el precio de uno nuevo, y es posible encontrar esos chollos en subastas de coches embargados por ejemplo . Lo mismo pasa en el caso inverso, coches nuevos con una promoción tan irresistible que realmente haga que valga la pena hasta el último euro que se invierta en el mismo. De modo que procura estudiártelo todo bien y comparar todos los precios, a veces las grandes oportunidades se presentan donde menos te lo esperas.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Cesar

    Una ventaja es que los impuestos a pagar por la compra de un coche de segunda mano son mucho menores.
    Por un coche nuevo tienes que pagar el impuesto de matriculación que, según la emisiones de CO2, puede llegar hasta el 14,75% del precio de venta, y además el IVA del 21%. En cambio, al comprar uno de segunda mano a un particular, sólo debes pagar el Impuesto de Transmisiones con un tipo de gravamen del 4-8% (según modelo y antigüedad). Por si fuera poco, la tasa que hay que pagar a Tráfico por matricular un vehículo es casi el doble de la de cambio de titularidad.
    Por contra, la compra de un coche usado es más delicada, por lo que conviene informarse bien sobre el vehículo y a través de internet en webs y blog coche segunda mano, especializados en este tema.

    1. TopConcesionarios

      ¡Muy buena observación Cesar!

      Saludos

Deja una respuesta