Pérdida del líquido refrigerante – Causas y cómo evitarla

Pérdida del líquido refrigerante – Causas y cómo evitarla

El líquido refrigerante es indispensable para un óptimo funcionamiento del motor. Su función no se limita únicamente a refrigerar el motor, sino también protegerlo de la corrosión, y prevenir la aparición de formaciones calcáreas. Asimismo, logra que el motor siga rindiendo cuando la temperatura del exterior es muy baja. Si se produce una pérdida del líquido refrigerante, el motor podría estar en serio peligro. En este artículo vamos a ver las posibles causas de dicho problema, así como las correspondientes soluciones.

Causas de la pérdida de líquido refrigerante

-O bien alguna tapa del radiador o bien la tapa del propio sistema de presión del líquido refrigerante, se encuentra deteriorada. Ello provoca que el líquido se evapore. Se trata probablemente de la causa más frecuente de pérdida de líquido refrigerante.

-Es posible que el manguito o la manguera esté estropeado o bien haya sido víctima de un excesivo desgaste.

-También es habitual que se produzca una fuga por la manguera o abrazadera. Si se trata de una fuga considerable, será fácil detectarla, pero cuando es pequeña, localizarla no es tan sencillo, ya que tiene lugar con el sistema caliente, y la temperatura del motor hace que el líquido se evapore.

fuga anticongelante

La fuga del líquido refrigerante se puede originar a través de la cámara de combustión, concretamente en el cárter del motor, debido al deterioro de la junta principal, o bien porque se han formado grietas.

-Otra de las fugas posibles es a través del fluido de la transmisión automática ubicado en el interior del radiador.

-Se puede dar la posibilidad de que el manguito o manguera se haya estropeado o que haya padecido excesivo desgaste.

-El sistema de refrigeración sobrecargado es otra de las posibles causas.

Cuando a un coche se le agota el líquido refrigerante

Cuando se da el caso de que el vehículo se queda sin líquido refrigerante, o bien éste ha disminuido demasiado, el motor no tardará en verse resentido. La misión primordial de este líquido es la de evitar que el motor se sobrecaliente, absorbiendo todo el calor posible del mismo para ello. Si el motor está en funcionamiento, pero no le llega la cantidad adecuada de líquido refrigerante, es posible incluso que se dé el escenario más fatalista, que el motor acabe quemándose.

coche pierde liquido por debajo

Cuando las temperaturas caen en invierno, si el coche pierde anticongelante, el motor no conseguirá arrancar, ya que las distintas piezas que lo componen se habrán quedado congeladas. Lo que hay que evitar en estos casos es seguir tratando de arrancar el motor, ya que es posible que se origine una rotura del circuito o incluso que el motor se bloquee.

Evitar la pérdida de anticongelante

Ya has podido comprobar la importancia que tiene el líquido refrigerante para tu vehículo. Por ello, debes comprobar habitualmente que el nivel de mismo se mantiene en el punto adecuado. Esta verificación la debes llevar a cabo con el motor frío, ya que de lo contrario el nivel indicado será superior al que realmente es.  Si ves que debes rellenar el depósito del líquido refrigerante más veces de lo habitual, significa que tu vehículo está sufriendo pérdida de anticongelante. Si el problema reside en el mecanismo limitador de presión de la tapa, será suficiente con poner una tapa nueva. Pero cuando se trate de un problema más complejo, debes llevar el coche al taller cuanto antes.

mi coche pierde agua refrigerante

Mantenimiento del depósito del líquido refrigerante

Es normal que baje el líquido refrigerante con el pasar de lo km, y mientras lo haga a un ritmo normal, todo en orden. Igualmente debes realizar un vaciado del depósito del líquido refrigerante, ya que con el tiempo, este líquido se va contaminando paulatinamente y va perdiendo sus propiedades, por lo que ya no tendrá la misma capacidad de proteger el motor del calor. Esto puede ocasionar que el motor se sobrecaliente y se produzca una avería importante.

Hay que sustituir el líquido anticongelante por completo cada dos años o bien cuando el vehículo ha recorrido 40.000 km aproximadamente.  Y aunque no lo cambies, es conveniente revisar el estado líquido anticongelante por lo menos cada vez que se rebasan los 20.000 km, aunque en el manual proporcionado por el fabricante quizá se indique otro momento. Así, si descubres que el anticongelante no se encuentra en buen estado, será señal de que se debe hacer el cambio.

Deja un comentario

Cerrar menú

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar