Cómo conducir un coche automático

Cómo conducir un coche automático

Sin duda uno de los avances que ha marcado un antes y un después en la conducción, es el cambio automático. Gracias a esta invención, se ha conseguido ganar en comodidad y seguridad, pudiendo llevar a cabo una plácida y confortable conducción. Hay quienes se siguen considerando conductores de la “vieja escuela”, y reniegan de esta tecnología, afirmando que se pierde la verdadera esencia de manejar un automóvil. Pero nosotros estamos seguros que más de uno que todavía no ha tenido el gusto de tener un vehículo automático, podría cambiar de opinión. En este artículo vamos explicar de manera práctica cómo conducir un coche automático, y todos aquellos consejos que se deben tener en cuenta.

Guía práctica para conducir un coche automático por primera vez

Es normal que alguien que no haya probado nunca de conducir un coche automático, pueda mostrar un cierto recelo hacia el mismo.  Además, al conducir con el cambio de marchas automático por primera vez, hay muchas probabilidades de que al comienzo se cometa algún que otro fallo, pero para saber a lo que te enfrentas, hemos preparado una guía práctica para conducir un coche automático. Necesitarás un periodo de adaptación, pero tranquilo, en un abrir y cerrar de ojos ya le cojeras el tranquillo.

como funciona cambio automatico

Antes de nada, debes familiarizarte con la palanca de cambios de un automóvil automático y con los pedales. Aunque podemos encontrarnos con distintos tipos de palancas en función del fabricante, la más utilizada, y a la vez la que resulta ser más cómoda y sencilla, es la palanca PRND. El desglose de cada una de sus siglas es el siguiente:

P – Parking: El vehículo queda estacionado con seguridad

R – Reverse: Marcha atrás

N – Neutral: Punto muerto

D – Drive: La posición de conducción, la que permite el desplazamiento del vehículo. Mientras estés circulando, al menos que vayas marcha atrás, la posición en la que estará la palanca es D.

Algunos automóviles también cuentan con alguna posición más:

S – Sport: Para conducir en un modo más deportivo. Las marchas se alargan más y se busca una mayor aceleración.

M – Manual: Cambiaremos las marchas nosotros mismos ya sea mediante la misma palanca selectora, o desde las levas del volante.

Actualmente son muchos los vehículos automáticos que llevan incorporadas unas levas detrás del volante para que puedas cambiar las marchas a tu antojo de forma secuencial y sin tener que separar la mano del volante.

cambios automaticos como funciona

Cómo se conduce un coche automático estando acostumbrados al cambio manual

Ahora toca el turno de hablar de los pedales, de los dos únicos pedales que emplearemos durante la circulación, el derecho para acelerar y el izquierdo para frenar. Eso sí, el único pie que vamos a utilizar para pisar ambos pedales es el derecho, de modo que nos vamos a olvidar por completo del pie izquierdo. Y ese es el mayor conflicto con el que nos vamos a encontrar cuando empecemos a conducir un coche automático. Al tener tan interiorizado el uso del pie izquierdo para pisar el embrague, es probable que lo utilicemos por puro acto reflejo a la hora de frenar, aunque en un vehículo automático en vez del embrague nos vamos a topar con el pedal de freno. Y como estamos acostumbrados a pisar el embrague con gran intensidad, lo que puede ocurrir es que accionemos el freno bruscamente y nos llevemos un susto al frenar repentinamente.

Pasados algunos días dicho problema desaparecerá y nuestro pie izquierdo quedará descansando plácidamente en el reposapiés. Pero al comienzo es de vital importancia que mantengamos nuestra atención y seamos plenamente conscientes de nuestros movimientos. Hemos de “olvidarnos” de lo aprendido, y adaptarnos a la nueva forma de conducción, aunque en poco tiempo nos resultará de lo más sencilla y cómoda.

Arrancar y conducir con cambio automático

El coche estando estacionado, por defecto tendrá la posición de la palanca en P. Algunos modelos del mercado ni tan siquiera ofrecen la posibilidad de arrancar el vehículo si no se encuentra en dicho modo. Para emprender la marcha, pisa el pedal de freno y coloca la palanca en posición D, y a continuación suelta levemente  el pedal. Un coche automático no se activará al menos que pises el pedal.

Cuando quieras realizar una breve parada, como por ejemplo mientras esperas al semáforo en rojo, resulta suficiente con tener la palanca en posición D mientras que al mismo tiempo pisas el freno. Para cambiar entre las distintas marchas de la palanca PRND también necesitarás accionar el freno.

cambio automatico como usar

Respecto al acelerador, mientras más lo pisas, más velocidad vas ganando y en consecuencia las marchas aumentan automáticamente en función del ritmo con el que se esté circulando. Los modelos más actuales cuentan con un selector automático de marcha optimizado de tal manera, que según la presión con la que apretamos el pedal, se activa la segunda o la tercera marcha según lo que mejor sea en ese momento. Si pisamos el acelerador al máximo, gracias a la función kick-down reduciremos dos o tres marchas para aportar esa fuerza de aceleración, aunque debes ver con cuidado en qué situaciones te resulta favorable llevar a cabo esta acción. Si solamente queremos realizar un adelantamiento estándar por la autopista, apretar el acelerador suavemente resulta suficiente, ya que de lo contrario el vehículo saldría disparado.

Más consejos para conducir un coche automático

Ya te hemos explicado el funcionamiento básico de un automóvil automático y todo lo que debes tener en cuenta para la primera vez que lleves uno. Pero para optimizar todavía más la experiencia, y teniendo en cuenta los vicios que hayas podido adquirir con un vehículo manual, te vamos a proporcionar una serie de consejos para conducir un coche automático de la mejor manera.

trucos para conducir coche automatico

Bajo ningún concepto cambies de D a R ni al revés con el vehículo en circulación. Es posible que tengas el mal hábito de no esperar a que el automóvil se encuentre parado del todo para dar marcha atrás. En un coche automático harás que la banda de la transmisión se sobresfuerce y se gaste antes de lo debido. Y te podemos asegurar que el cambio de transmisión no es precisamente barato.

No se debe utilizar la marcha N mientras el vehículo está en movimiento. Otro de los malos vicios que han adquirido algunos conductores de coches manuales es el de poner punto muerto en las bajadas para ahorrar gasolina. Una leyenda de lo más extendida, pero del todo falsa. En los coches automáticos no solo no ahorras combustible, sino que al colocar la posición N, en las cajas automáticas de hoy en día lo que provocas es que se corte el suministro del combustible al motor, y las ruedas harán girar el motor pero no al revés. Además, al no conducir con una marcha engranada, no disponemos de un control total del vehículo, y en caso de producirse un acelerón o bien una frenada de emergencia, no tendremos el apoyo del motor.

Y seguimos hablando del punto muerto, que tampoco debe ser utilizado mientras estás detenido en semáforo o bien te encuentras en medio de un atasco. Para hacer frente a este tipo de situaciones, las cajas de cambio automáticas ya están diseñadas para aguantar ese esfuerzo extra al que es sometido el motor mientras está puesta la marcha D con el vehículo detenido. No es recomendable cambiar la posición de palanca muy a menudo, ya que con un uso excesivo se va deteriorando. También debes tener en cuenta que el ralentí es más alto en la posición N que en la D, de manera que el consumo de combustible también es más elevado. Y si te encuentras detenido en un atasco por un intervalo de tiempo superior a dos minutos, es mejor apagar el motor que ir alternando la D y la N.

No hagas uso de la palanca P si el vehículo se encuentra rodando. El automóvil debe estar completamente detenido antes de activar la posición P, y es que, de no ser así, puedes provocar que la traba de la transmisión se rompa. Y aunque las cajas automáticas de hoy en día directamente no te dan la posibilidad de hacerlo, igualmente no trates de probarlo.

-Si bien la posición P está pensada para asegurar que el vehículo no se mueva, también debes hacer uso del freno de mano una vez hayas puesto la posición de Parking. Resulta especialmente útil cuando dejas tu coche en cuestas muy empinadas, ya que así evitas que todo el peso del coche recaiga sobre la caja, y con ello el desgaste de la misma será menor.

Olvídate de remolcar o empujar. Más de una caja de cambios automático ha sufrido las consecuencias por tratar de desplazar el vehículo por medios externos.  Para este tipo de situaciones hay que seguir las instrucciones del fabricante.

Videoresumen de cómo conducir un coche automático

 

Deja un comentario

Cerrar menú