En este momento estás viendo Comprar el coche por leasing: descubre los pros y los contras

Comprar el coche por leasing: descubre los pros y los contras

Comprar un vehículo nuevo no es un decisión rápida y sencilla, ni tampoco debe tomarse como tal. Hay que estudiarse bien las necesidades del momento y del futuro, qué es lo que nos gusta de un coche y cómo lo vamos a poder pagar. Y sin duda el gran desembolso que supone, que es lo que hace que nuestras dudas se enfaticen aún más si cabe. Comprar el coche por leasing se ha ido convirtiendo en una forma cada vez más popular de adquirir un nuevo vehículo entre autónomos y empresas. Sin embargo, aún hay muchas dudas al respecto y por ello en este artículo vamos a tratar de despejarlas.

¿Qué es un leasing de vehículos?

Un leasing de vehículos es un arrendamiento financiero mediante el cual la parte arrendadora cede el uso de uno o varios vehículos a cambio de un pago periódico por un tiempo determinado, con los correspondientes intereses y costes derivados de la operación. De modo que a priori, se trata de un contrato mediante el cual alquilas un coche por un tiempo concreto. Sin embargo, no se trata de un alquiler de automóviles al uso, sino que ofrece ciertas peculiaridades. Digamos que el cliente hace efectiva la compra del vehículo con la condición de devolver el dinero a plazos. Hasta aquí se asemeja más a la compra de un coche que al alquiler.

leasing para particulares

Cuando se firma el contrato, se determina el tiempo durante el que el cual se harán efectivas las cuotas. La duración mínima de este contrato es de dos años. Una vez finalizado el tiempo estipulado al comienzo, el arrendatario tiene la opción de comprar el vehículo o bien devolverlo.

Otra de las condiciones necesarias para obtener el coche mediante el leasing es que el arrendatario no puede ser un particular, sino que necesariamente debe tratarse de una persona jurídica, un empresario o bien un profesional.

Tipos de leasing

En cuanto a tipos de leasing podemos distinguir dos: leasing cerrado y leasing abierto.

Leasing cerrado: Una vez finaliza el periodo de alquiler fijado en el contrato, tan solo hay que devolver el coche. En el caso de que el vehículo presentase un excesivo desgaste o sobrepasase el kilometraje permitido, se tendrá que abonar la correspondiente cantidad en concepto de indemnización. Eso sí, más allá de este hipotético gasto, el arrendatario no tiene ningún otro compromiso adicional.

Leasing abierto: A diferencia del leasing cerrado, una vez haya finalizado el periodo correspondiente al arrendamiento, existe la obligación de adquirir el vehículo por el precio acordado. Este tipo de leasing es especialmente útil para personas que conducen mucho y por lo tanto hacen una gran cantidad de kilómetros al año. Es utilizado por muchas empresas que tienen la necesidad de hacer un considerable número de desplazamientos. Hay que tener en cuenta que este tipo de contrato contrae un riesgo consigo, y es que, finalizado el periodo de alquiler, debes adquirir el vehículo sí o sí, aunque las circunstancias hayan variado y ya no lo necesites.

que es leasing coches

Ventajas del leasing

Lo que atrae a los compradores a apostar por un contrato de este tipo, son las numerosas ventajas que presenta. Vamos a enumerar algunas de ellas para así entender mejor porque este método de financiación está teniendo cada vez mayor aceptación:

Cotas mensuales más baratas: A diferencia de adquirir un vehículo nuevo, los pagos mensuales resultan ser más bajas, lo que equivale a disponer de mayor capital mes a mes.

Pago inicial muy reducido o nulo: El desembolso inicial es muy bajo de modo que también equivale a disponer de más dinero para otras operaciones.

No se pagan los costes de mantenimiento: En el contrato se incluyen los costes de mantenimiento, lo que puede suponer un buen ahorro.

Disponer de un coche de mayor valor por menos dinero: Podemos optar por un coche de mayor categoría sin pagar por él todo lo que cuesta.

-El pago de los impuestos sobre las ventas se realiza durante todo el contrato.

Beneficios fiscales: Haciendo el uso del coche para el negocio, existe la posibilidad de aprovecharse de distintos beneficios fiscales.

Coche nuevo cada pocos años: Este método de arrendamiento permite renovar el coche cada pocos años.

ventajas leasing

Desventajas del leasing

Si bien se trata de un servicio cómodo que ofrece diversas facilidades a sus usuarios, también presenta ciertos puntos negativos que hay que tener en cuenta. En nuestra balanza debemos ser conscientes de los puntos que tienen más peso que otros, y entonces determinar si las ventajas son lo suficientemente atractivas en comparación con los inconvenientes.

Limitación del kilometraje: Según el tipo de contrato puede haber una cláusula específica en cuanto al kilometraje máximo que se puede realizar durante el periodo de arrendamiento.

Seguro más caro: Los automóviles arrendados acostumbran a tener seguros más caros.

Costes por cancelación anticipada del contrato: Evidentemente, querer terminar el contrato antes de tiempo tiene unos costes de penalización.

Costes hipotéticos al terminar el contrato: Si el coche tiene un excesivo desgaste o si se ha sobrepasado el kilometraje estipulado en el contrato.

Resumen de las ventajas e inconvenientes del leasing y conclusiones

El leasing es un método bastante atractivo de poder disponer de un coche que cuenta además con una serie de ventajas sobre la compra de un vehículo nuevo o bien el alquiler convencional. Lo que más llama la atención es el dinero que te puedes llegar a ahorrar, pagando cuotas mensuales más bajas que si fuera un vehículo comprado, y con los gastos de mantenimiento ya incluidos en el contrato. Se trata en resumidas cuentas de un alquiler a medio-largo plazo en el que pagas por los años más caros del vehículo, es decir, cuando está recién estrenado. Además, pasado este tiempo inicial, cuando el vehículo comienza a depreciarse, es cuando tenemos la opción de adquirirlo o bien devolverlo. Con el vehículo nuevo en cambio, sigues pagando las mismas cotas a pesar de que cada vez se devalúa más.

como funciona el leasing

Eso sí, a pesar del ahorro que supone el pago esta manera de disponer de coche, a fin de cuentas, el mismo no acaba siendo tuyo, al menos durante el periodo de arrendamiento. A más de uno le puede echar para atrás el pagar por un vehículo que no es el suyo, pero aquí es donde entran en juego los intereses de cada persona.

Especial atención hay que poner a las condiciones y términos del contrato de arrendamiento antes de proceder a firmarlo. Algunos concesionarios tratan de imponer unos costes de amortización mayores mediante la carga de un valor residual muy reducido a la vez que injusto una vez termina el periodo de alquiler. Asimismo, hay que fijarse en aquellos puntos vinculados con el desgaste y el kilometraje. Cada concesionario entiende a su manera el concepto de “exceso de uso y desgaste”, de modo que hay que hablar con antelación sobre este aparado, porque el desgaste natural del vehículo con su continuo uso es inevitable, y no es algo que debes aceptar que te cobren. Procura realizar también un cálculo aproximado de los quilómetros que vas a realizar, y que esta cifra concuerde con la limitación acordada en el contrato (es mejor incluso que en el contrato siempre haya más quilómetros de los que tengas pensado hacer). De lo contrario al final del periodo de arrendamiento te pueden hacer desembolsar un suplemento notorio.


¿Te ha gustado el artículo? ¿Te ha ayudado a decidirte por el leasing? ¿O de lo contrario te ha echado para atrás? ¡Queremos conocer tu opinión! En nuestro blog tenemos más artículos interesantes de todo tipo de temas vinculados con el automovilismo, ¿sabes por ejemplo cuánto cuesta pintar un coche? Si te has cansado del color de tu vehículo quizá te venga bien esta información. O si directamente te has cansado del vehículo y estés pensando en venderlo, te irá como anillo al dedo saber cómo realizar el cambio de nombre del coche.

Deja una respuesta