En este momento estás viendo Peugeot i-Cockpit al descubierto

Peugeot i-Cockpit al descubierto

La historia del Peugeot i-Cockpit es una historia de amor y odio. Con pinceladas de romanticismo por parte de aquellos que se han dejado seducir por este revolucionario sistema, y cierto recelo por parte de otros que no vieron en él un aliado de confianza. No todas las historias tienen un comienzo perfecto, pero sin duda Peugeot tiene la intención de encandilar a todos aquellos que no fueron tocados por la flecha de Cupido de Peugeot, también conocida como Peugeot i-Cockpit. ¿Conseguirá ser ésta una bonita fábula que se transmita de padres a hijos y de abuelos a nietos? Si lo consigue, sin duda su comienzo será algo similar a “en mis tiempos el habitáculo del vehículo que marcó un antes y un después fue…”

Peugeot i-Cockpit, adelantándose a sus tiempos

Corría el año 2012 cuando vio la luz el nuevo Peugeot 208. Por fuera seguía manteniendo la estética marca de la casa de la firma, con renovadas líneas que le aportaban dosis de frescura. Al año siguiente aparecía el nuevo modelo del 308. También mantenía la esencia, pero con acabados de un corte más distinguido. Pero donde realmente escondía algo novedoso era en su interior. Un puesto de conducción que integraba un volante compacto, la instrumentación basada en Head Up, una pantalla táctil de 9,7” y la consola central elevada. Una experiencia de conducción única, creando una perfecta unión entre el hombre y la máquina. Una conexión directa y natural con el vehículo. Comodidad y ergonomía para el máximo disfrute. Y sin olvidarse de la seguridad que implicaba un puesto de conducción tan optimizado. Con esta carta de presentación se dio a conocer al mundo el Peugeot i-Cockpit, primero en el 208 para posteriormente hacer lo propio en el 308.

nuevo peugeot cockpit

Analizando cada detalle del i-Cockpit

El volante, más pequeño de lo habitual, está diseñado para aportar una mayor capacidad de maniobra al conductor. La idea residía en facilitar la conducción y a la vez en intensificar las sensaciones al tener el volante entre las manos. Como colofón, tanto el diseño como los materiales seleccionados le acaban de aportar un aspecto vanguardista y muy sutil.

La instrumentación basada en Head Up, que permite visualizar información variada sin apartar los ojos de la carretera y sin que las manos obstaculicen dichos datos. Esto se consigue gracias a una integración del minuciosa de la instrumentación dentro del salpicadero. Todo encaja a la perfección como si de un puzzle milimétrico se tratara.

En cuanto a la pantalla táctil, ya se avanzaba en su momento de que acabaría siendo una pieza fundamental en los automóviles de hoy en día. Aquí se aglutinan la mayoría de mandos y funciones, reduciendo de esa manera el número de botones dentro del vehículo. Éstos tienen el destino fijado de pasar a la historia. Nuestros nietos se preguntarán algún día para que servían esos botones. Pero volvamos al tema que nos ocupa, desde esta pantalla se tiene el control del sistema multimedia, el navegador, el climatizador, acceso al Smartphone o Tablet, ayudas a la conducción y diferentes aspectos del vehículo que podemos toquetear a nuestro antojo. Todo esto recubierto de un aspecto futurista y elegante.

i cockpit

Y qué decir sobre la consola central, situada majestuosamente por encima de lo que estábamos a acostumbrados a ver. Esta posición más elevada le aporta a la parte baja de la consola un aspecto de una limpieza fina y reluciente. Peugeot ha trabajado escrupulosamente para que su manejo sea altamente intuitivo, impidiendo de esta manera posibles distracciones que nos puedan presentar un peligro potencial.

La seguridad es un tema que acompaña a los ingenieros allá donde vayan, es la sombra que no se despega de ellos. De poco sirven unos avances tecnológicos muy atractivos si no se presta especial atención a la seguridad. Por ello en el i-Cockpit el conductor mantiene una posición natural y ergonómica gracias a la perfecta conjunción de los diferentes elementos, resaltando por encima la instrumentación elevada y el volante más pequeño de lo habitual. Hola al confort, adiós a las distracciones.

La evolución del i-Cockpit de Peugeot

Tras su estreno en el Peugeot 208 y su evolución en los nuevos modelos de 2008 y 308, el habitáculo i-Cockpit se ha establecido como una seña de identidad de la marca. Y si bien presentaba un sinfín de ventajas de cara la conducción, también tiraba atrás a algunos conductores, sobretodo a aquellos de menor estatura. Su queja se fundamentaba en que la posición del volante no dejaba ver bien cierta información del salpicadero. De allí salieron dos públicos distintos. Los que estaban fascinados con el i-Cockpit y los que lo detestaban. Ha habido opiniones de todo tipo. Pero para la firma del león, mientras hubiera algún usuario que no estuviera satisfecho con este sistema, significaba que aún había margen de mejora. De modo que se pusieron manos a la obra.

i cockpit peugeot 3008

En el 3008 se implantó un diseño aún más futurista, adelantándose a lo que será algo cotidiano de aquí unos años. No será una sorpresa para nuestros nietos, pero para nosotros lo ha sido, nosotros que no nos hemos cansado de ver una y otra vez Blade Runner y alucinar con el provenir tecnológico. En este diseño tan llamativo, pero a la vez sereno, se hace uso de materiales de más alta calidad, donde los plásticos se entremezclan con el textil. El salpicadero provisto de una pantalla digital de 12,3” afianza aún más la paulatina extinción de los cuadros de instrumentos tradicionales. Lo menos que podemos hacer es guardar un minuto de silencio por este compañero que ha estado con nosotros durante tanto tiempo. Pero no os preocupéis, entre las múltiples opciones de personalización de esta pantalla digital podéis elegir los relojes semejantes a los de toda la vida.

 

peugeot cockpit

Una pantalla táctil de 8” se alza en la parte superior de la consola. Como ya sucedía en la versión predecesora del i-Cockpit, desde aquí se pueden controlar múltiples funcionalidades del vehículo como el entretenimiento, la seguridad, el confort… ¡hasta el tipo de masaje que queremos que nos proporcione el asiento! Y si bien el tener estas dos pantallas elimina la necesidad de contar con distintos botones, sí que se han colocado algunos para que el usuario tenga acceso directo a determinadas funciones de mayor importancia. Este 3008 dispone también de un navegador 3D con reconocimiento de voz con la posibilidad de intercambiar la navegación entre el vehículo y el Smartphone. Además, es posible hacer un seguimiento del tráfico en tiempo real y recibir al momento alertas de peligros, accidentes o limitaciones de velocidad. Estas son algunas de las novedades tecnológicas que nos encontramos en el i-Cockpit.

El nuevo Peugeot i-Cockpit busca convencer a todos

Para ganarse el corazón de aquellos que en su momento no se adaptaron al i-Cockpit, Peugeot ha realizado un volante más compacto que el del 308. Sí, y lo ha hecho en 20 milímetros, lo justo y necesario para que a priori ningún usuario se encuentre con problemas para visualizar la instrumentación. Y desde luego estas mejoras no le han venido nada mal ya que el 3008 se ha llevado el galardón del coche del año 2017. ¿Habrá dado Peugeot con la tecla mágica? Lo que sí parece seguro es que este novedoso concepto de distribución de elementos lo seguiremos viendo en futuros lanzamientos de la firma francesa. El último en incorporarlo ha sido el nuevo modelo 308 lanzado hace unos meses. Una de las próximas joyas en tenerlo será el Peugeot 508 que saldrá a la venta en 2018. Desde luego se trata de una historia con un futuro prometedor. “… fue con el Peugeot i-Cockpit con el que sentí esa sensación por primera vez” dirás un día a tus nietos.


Peugeot tiene una propuesta muy atractiva que otorgar a sus vehículos durante varios años. Pero sus rivales no se quedan atrás, y por ejemplo la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi tienen un proyecto muy ambicioso de aquí al año 2022. Conoce más detalles respecto al tema en nuestro artículo.

Deja una respuesta